LA RESPONSABILIDAD CIVIL DERIVADA DEL DELITO

www.iabogado.com

En el proceso penal, la responsabilidad civil puede definirse como la obligación que tiene el autor de un delito o falta de reparar económicamente los daños y perjuicios causados o derivados de su infracción.

El objetivo de la responsabilidad civil es compensar a la víctima por los daños causados por lo que persigue un interés privado.

El particular, víctima del delito y beneficiario de la indemnización en la que se valora la responsabilidad civil derivada del mismo, puede renunciar a la misma siempre que esta renuncia no atente contra el interés u orden público, ni perjudique a terceros.

La reparación del daño ocasionado podrá consistir en obligaciones de dar, de hacer o de no hacer algo, y se determinará por el Juez atendiendo a la naturaleza de la infracción y a las condiciones personales y económicas del culpable.

La indemnización de perjuicios comprenderá no solo los ocasionados al agraviado, sino también a sus familiares o a terceros.

Si la víctima, por medio de su conducta, hubiera contribuido a la producción del daño o perjuicio sufrido, podrá disminuirse el importe de su indemnización.

El perjudicado por el delito podrá optar por exigir la responsabilidad derivada del mismo en la vía penal, pudiendo ser cuantificada en la sentencia que ponga fin al procedimiento, o por la vía civil, en cuyo caso será necesario ejercer nuevas acciones ante los tribunales civiles.

La acción de responsabilidad civil puede transmitirse a terceros, por ejemplo, a los herederos.

Por su parte, son responsables civiles:

Como regla general el plazo para reclamar la responsabilidad civil derivada de la comisión de un delito prescribe en el plazo de un año.

 

LA AUSENCIA DEL ENCAUSADO EN EL PROCESO PENAL
El acusado por haber cometido un hecho punible está obligado a comparecer en la fase oral del proceso penal.

¿Cuándo puede celebrarse el juicio sin la presencia del encausado?

Es posible celebrar el proceso penal sin la presencia del encausado en los siguientes tipos de procedimientos penales:

¿Qué sucede si durante la celebración del juicio oral no está presente el encausado?

Generalmente, se suspende el juicio quedando paralizadas las actuaciones hasta que se presente el encausado, salvo que existan varios encausados, en cuyo caso el procedimiento continuará respecto a los que sí estén presentes.

También continuará el proceso en los supuestos en los que el encausado se haya fugado si le fue notificada la sentencia o si lo hace estando pendiente el recurso de casación puesto que la resolución que en su caso se dicte será firme (no será posible interponer ningún otro tipo de recurso).

 

LA EXTRADICIÓN

¿Qué es la extradición?

Los medios de comunicación suelen informar a menudo sobre la extradición de presos a España procedentes de otros países (por ejemplo, es muy frecuente en el caso de delitos relacionados con el terrorismo o el tráfico de drogas) y viceversa, el envío a países extranjeros de personas detenidas en España.

La extradición propiamente dicha, es la petición que un Estado realiza a otro solicitando la entrega de una persona que cometió o se cree que ha cometido un hecho delictivo, con el fin de que cumpla su condena o sea juzgada.

Por tanto, para solicitar la extradición es necesario que exista o bien condena firme o bien auto de prisión contra la persona cuya extradición se solicita.

La extradición puede ser de dos tipos: activa o pasiva.

La extradición activa

Se da en los casos en los que es el Estado español el que solicita a otro país la entrega de una persona que se encuentra en alguna de las siguientes circunstancias:

Por su parte, sólo procederá la extradición:

Si no se dan ninguno de los dos casos anteriores, la extradición dependerá de la aplicación del principio de reciprocidad y colaboración que establezcan los países implicados.

Será el Juez que esté conociendo de un determinado procedimiento el que podrá solicitar la extradición, ya sea por propia iniciativa o a petición de la parte interesada.

La solicitud de extradición la realizará formalmente el Gobierno, en forma de suplicatorio dirigido por el Ministro de Justicia a su homónimo del estado en que se encuentra el condenado o imputado cuya entrega se solicita, salvo que un Tratado Internacional entre ambos países por el que se permita hacerlo por vía judicial; en estos casos el juez español podría solicitar la extradición directamente.

La extradición pasiva

Se produce cuando es un Estado extranjero el que solicita al español la entrega de una persona.

En estos casos es necesario remitirse a los Tratados internacionales en los que España sea parte.

EL JURADO
El Tribunal del Jurado es una Institución de la Administración de Justicia que introduce la participación ciudadana en el enjuiciamiento de determinados delitos.

El Tribunal del Jurado se compone de 9 jurados, con 2 suplentes y un Magistrado Presidente, siendo el cargo retribuido.

Por su parte, el desempeño de la función de jurado es un deber inexcusable de carácter público y personal (no puede eludirse, por ejemplo y salvo excepciones, por razones de trabajo).

En cualquier caso, un abogado podrá ofrecer asesoramiento sobre todas las cuestiones que se detallan a continuación a la vista de las peculiaridades que presente cada supuesto concreto.
 

¿Qué requisitos se exigen para ser jurado?

Para poder formar parte de un jurado es necesario:

  

La falta de capacidad para ser jurado

Están incapacitados para desempeñar el cargo de jurado, las siguientes personas:

  

Incompatibilidad para ser jurado

No pueden desempeñar las funciones de jurado por razones de incompatibilidad las siguientes personas:

  

Prohibiciones para ser jurado

Ninguna persona podrá ejercer el cargo de jurado cuando concurran ciertas circunstancias que puedan poner en peligro su imparcialidad.

La Ley estima que se dan estas circunstancias cuando:

 

 

Las excusas para eludir el nombramiento como jurado

Para excusarse del ejercicio de las funciones de jurado, las causas que pueden alegarse son las siguientes:

 Las causas que enjuicia el Tribunal del Jurado
El Tribunal interviene en los procedimientos en los que se somete a juicio la comisión de, entre otros, alguno de los siguientes delitos:

Sin embargo, el Tribunal del Jurado no intervendrá si el conocimiento de estos delitos corresponde a la Audiencia Nacional.
  

La designación de los miembros del jurado

Cada 2 años, las Delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral establecen una lista de los candidatos a ser nombradas jurados.

El Secretario de la Audiencia Provincial correspondiente, notificará por correo a cada candidato a ser jurado que se encuentra incluido en dicha lista.

También se le informará de las causas de incapacidad, incompatibilidad y excusas que se pueden alegar para no ser jurado y del procedimiento para hacerlo.

Los candidatos a jurado pueden presentar escritos solicitando su exclusión de esta lista ante el Juez de Primera Instancia e Instrucción del municipio en que residan, durante los primeros 15 días del mes de Noviembre.

Por su parte, cualquier ciudadano podrá dirigirse al Juzgado para manifestar que considera que alguno de los candidatos a Jurado posee alguna causa de incapacidad o incompatibilidad para el ejercicio de estas funciones.

Antes del día 30 del mismo mes de Noviembre, el Juez se pronunciará sobre los escritos presentados.

Si admite las alegaciones, mandará realizar las rectificaciones o exclusiones que entienda oportunas comunicándolo a la Delegación Provincial de la Oficina del Censo Electoral, y al interesado.

Las personas incluidas en la lista de candidatos a Jurado, podrán ser convocadas a formar parte del un Tribunal a partir del 1 de Enero del año siguiente, por lo que tendrán la obligación de comunicar a la Audiencia Provincial cualquier cambio en sus circunstancias que pueda afectar a los requisitos, capacidad o incompatibilidad para intervenir como jurado.

Treinta días antes de la celebración de la primera vista del juicio oral, se realizará el sorteo entre los candidatos a Jurado preseleccionados.

El Secretario se encargará de citar ante el Tribunal a los candidatos que resulten finalmente seleccionados.

Junto a esta notificación recibirán también información sobre la función constitucional que van a desarrollar, los derechos y deberes que les asisten, el importe de la retribución así como un cuestionario en el que nuevamente podrán alegar las posibles causas de incompatibilidad, excusas, o falta de requisitos para ser jurado.

Este cuestionario debe ser devuelto en el plazo de 5 días remitiéndolo mediante correo franqueado oficial.

El Magistrado Presidente manifestará si considera o no válidas las excusas formuladas.

Finalmente, si faltaran candidatos a jurado en el primer sorteo por la admisión de las excusas y causas de incapacidad e incompatibilidad, se volverá a realizar un segundo sorteo hasta completar el número de candidatos necesario.

 

El procedimiento

Los procedimientos que son enjuiciados por el Tribunal del Jurado se determinan por el tipo de delito cometido y no por la mayor o menor gravedad de la pena.

La persona que deba ser enjuiciada por el Tribunal del Jurado, debe comparecer ante el mismo asistida por abogado, de libre elección o designado por el turno de oficio.

En la primera citación o comparecencia, el Juez oirá a las partes acusadoras (al Ministerio Fiscal, acusador particular, acusador popular...) quienes concretarán el tipo de delito y las circunstancias relacionadas con el mismo, y a la defensa quien declarará lo que considere conveniente y podrá solicitar el archivo de la causa.

El Juez decidirá si continúa o no con la tramitación del procedimiento o si es procedente su archivo.

En este último caso es posible formular el correspondiente recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

Si el Juez ordena continuar con el procedimiento, practicará las diligencias que considere convenientes y convocará a las partes a una audiencia preliminar en la que se pronunciará sobre si considera o no pertinente la apertura del juicio oral.

A este juicio deberán comparecer todos los candidatos a jurado seleccionados. Si alguno de éstos no comparece ni justifica su ausencia, el Magistrado podrá sancionarle con una multa de 150,25 € (25.000 Ptas.); si tampoco compareciese en la segunda citación, la multa será de 601,01 € (100.000 Ptas.) a 1.502,53 € (250.000 Ptas.), graduándose la sanción en función de las circunstancias económicas del jurado que no comparece.

Al menos serán presentados 20 jurados y de éstos se seleccionarán mediante sorteo a 9 miembros y 2 suplentes. Así quedará constituido el Tribunal.

Sin embargo, las partes podrán rechazar a alguno de los miembros seleccionados (hasta 4, tanto por parte de la defensa como de la acusación), sin tener que alegar ninguna causa, a excepción de los terceros responsables civiles y el actor civil quienes sí deberán fundamentar la causa de su rechazo.

Se tratará de que los medios de prueba no se practiquen hasta que el jurado se constituya.

Cada jurado prestará juramento o promesa.

En el juicio oral debe estar presente el acusado y su abogado defensor.

Si fuesen varios los acusados y alguno de ellos no compareciese, el Magistrado Presidente podrá acordar que continúe la tramitación del juicio para el resto de las partes.

Durante el juicio oral las partes expondrán ante el Jurado las alegaciones que estimen oportunas para explicar la finalidad de la prueba que han propuesto.

Los Jurados verán por sí mismos los libros, documentos... Si se admitiese la prueba de la inspección ocular también se constituirá el Tribunal en el lugar del suceso.

La función de un jurado debe ser independiente durante el curso del procedimiento, por lo que si viese perturbada su imparcialidad, debe ponerlo en conocimiento del Magistrado.

Concluido el juicio oral tras los informes de ambas partes, el Magistrado Presidente someterá por escrito al jurado el objeto del veredicto.

La deliberación del Jurado suele ser secreta, a puerta cerrada y en voz alta. Ningún miembro del jurado puede abstenerse de votar.

Los miembros del jurado se pronunciarán sobre la culpabilidad o inocencia del acusado pero no determinarán la pena que debe aplicarse. Será el Magistrado quien se encargue de esta cuestión así como de la redacción de la sentencia.

 

Los recursos

Contra la sentencia que se dicte cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia, y si éste es desestimatorio, se podrá recurrir en de casación ante el Tribunal Supremo.

http://www.iabogado.com/esp/guialegal/guialegal.cfm?IDCAPITULO=17000000